La no enseñanza de la fotografía

Este texto surge a partir de la lectura de uno de los ensayos dedicados a la fotografía que Joan Fontcuberta reúne en su libro “Estética fotográfica” del año 2003. Concretamente se trata del texto “Mecanismo y expresión: esencia y valor de la fotografía” del autor Franz Roh.

En dicho texto el autor expresa: “Se ha dicho con razón que la gente que no sepa manejar la cámara pronto será considerada analfabeta. Creo incluso que dicha enseñanza se impartirá en breve en la enseñanza media, en la asignatura de dibujo, desplazando contenidos anticuados. Pues la pedagogía incluye (necesariamente con una demora) en sus planes de estudio aquellas técnicas que en la capa de población adulta comienzan a generalizarse”.

Aparte de que no le falta nada de razón, lo realmente llamativo de este texto es que fue redactado en el año 1929. Pienso que la demora a la que se refiere Franz Roh empieza a ser algo excesiva. Habría que preguntarse por qué en el año 2012 la fotografía todavía no está incluida en los planes de estudio de las enseñanzas medias. En mi opinión es porque nunca ha interesado que esto ocurra. Nosotros somos esos analfabetos del futuro.

Actualmente el uso de la imagen se ha generalizado, llegando incluso a desplazar, en muchos casos a los textos. Vivimos bajo una tormenta incesante de imágenes que nuestros cerebros no dejan de asimilar. Imágenes con las que de una manera u otra nos controlan. Las administraciones, o quien ha ostentado el poder en su momento, siempre ha precisado de un público analfabeto a quien poder someter. Cuando la población no sabía ni leer ni escribir les resultaba bastante sencillo. La aparición de la imprenta motivó que las clases más bajas (las menos ilustradas) accedieran con mayor facilidad a la lectura y, gracias a ella, pudieron rebajar la “presión” de sus mandatarios. Afortunadamente para estos últimos la imagen gráfica empezó a generalizarse y, con ella, un nuevo lenguaje con sus códigos propios. Nuevamente la población se encontró en desventaja y la imagen sirvió para que los dirigentes pudiesen controlar, incluso con mayor sutileza, a sus súbditos.

En la actualidad poco de esto ha cambiado. Si la población conoce al detalle todos los entresijos de la creación de imágenes será más difícil de controlar. No interesa eliminar este tipo de analfabetismo.

Nuestra sociedad maneja numerosos códigos psicológicos y culturales que el cerebro es capaz de  asimilar. Rudolf Arnheim lo documenta extensamente en su libro “Arte y percepción visual”,  y Donis A. Dondis incluso nos muestra los códigos para la creación de imágenes en “La sintaxis de la imagen”. El conocimiento y uso de todas estas técnicas es fundamental para la vida en la sociedad actual y como Franz Roh expresa claramente, los estudiantes de enseñanzas medias deberían estudiar con la misma intensidad que estudian el cálculo, física o los idiomas. De hecho la fotografía, o el mundo de la imagen, no deja de ser otro idioma, tan rico y expresivo como el que más.

Lo curioso de esta situación es que sí se ha provisto a la población de la herramienta. Por un módico precio se puede adquirir una cámara fotográfica perfectamente capacitada para la “escritura” al más alto nivel de este lenguaje. Se nos ha enseñado a usarla, pero no a expresarnos realmente con ella. Y, sobre todo, se nos ha enseñado a sustituir nuestra cámara tan pronto haya aparecido en el mercado un nuevo modelo con una nueva prestación que jamás usaremos, o simplemente con la carcasa de otro color o acabado. Es como si se rieran en nuestras caras.

Ya que los dirigentes no van ha hacer nada para que la situación cambie, pienso que los “eruditos” de este lenguaje deberían de ser los primeros en presionar para que la fotografía entre en las escuelas en un plazo de tiempo lo más corto posible. Un ejemplo a seguir podría ser el de la música, que empieza a incluirse (con menos fuerza de la necesaria) en los planes de estudio. Si logramos que esto ocurra tendremos a una sociedad más preparada para elegir lo que quiere, al tiempo que podremos conseguir un entramado de fotógrafos extremadamente más formado y hábil con la técnica y expresividad del medio.

Albert Ortiz Valor (22/3/2012)

2 comentarios en “La no enseñanza de la fotografía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s